Francisco Ferioli Marco

About

Home About Education Work Projects Sources Legal Sitemap Highlights Share Follow FAQ Contact
  • Home
  • About
  • Education
  • Work
  • Projects
  • Sources
  • Legal
  • Sitemap
  • Highlights
  • Share
  • Follow
  • FAQ
  • Contact
  • Sobre mí

    Descripción

    Me llamo Francisco Ferioli Marco.

    Nací el 29 de Julio de 1996, según el calendario romano.

    Soy argentino por ley, no por elección.

    Estudio en la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional del Comahue.

    Si bien tengo intereses interdisciplinarios, lo que más me gusta es la Agroecología, el Agronegocio y la Agromática, por un lado, y por otro lado el Diseño Web, la Escritura, la Fotografía y la Música.


    Contenidos

    1. Ascendencia
    2. Biografía
    3. Visión
    4. Licencias

    Ascendencia

    Palabras clave: Gorla Minore, Lombardía, Italia.


    Biografía

    Nací el 29 de Julio de 1996 en la ciudad de Neuquén, pero viví la mayor parte de mi vida en Cipolletti, Río Negro.

    A los 6 años ingresé a la escuela Nuestra Señora de Fátima, en la que hice hasta tercer año de la secundaria. En cuarto año, con 17 años, me cambié al CEM N°5 “Alicia Mureau de Justo” y terminé allí mis estudios de nivel medio, a los 19 años.

    Al comenzar mis estudios superiores, pasé por la Escuela Superior de Música de Neuquén, y las facultades de Ciencias Naturales y Museo y de Ciencias Agrarias y Forestales de la Universidad Nacional de La Plata, pero ninguna de estas instituciones me convenció.

    De vuelta en Cipolletti, ahora estoy estudiando la carrera de Ingeniería Agronómica, en la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional del Comahue.


    Visión

    Acá podés ver una colección de imágenes que representan mi visión.


    Desde pequeño aprendí a amar la naturaleza pasando largas horas al aire libre observando cada ser vivo, y mirando documentales y películas sobre Biología, Ecología y desarrollo sustentable.

    Dieta

    A los 16 años, por motivos que no recuerdo, me hice vegetariano, y hasta hoy sigo siéndolo, habiendo cortado una sola vez con la dieta por un período de 7 meses, luego de haberla sostenido durante 1 año. A pesar de no recordar los motivos que tuve en ese momento, puedo mostrarte la evidencia científica contundente sobre la autoconciencia de otros animales, lo cual me resultan pruebas suficientes para sentirme como un asesino si alguna vez volviera a comer carne.

    Agroecología

    Ya en la universidad adquirí una forma más compleja de ver estas cuestiones resultando en el aprendizaje que adquirí, principalmente, de la Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria – UNLP, con la que si bien ya no concuerdo políticamente, fue la disparadora de mi pasión por el estudio de la Agroecología.

    Trazabilidad

    Palabras clave: sector primario, secundario, terciario, cuaternario y quintenario. Agroforestal, petróleo, minería, industria, TICs, cultura, educación, ciencia.

    Capitalismo

    Por otro lado, las experiencias que he tenido en múltiples y diversos espacios de organización estudiantil y comunitaria (donde muchos hablan y pocos hacen, y donde los intereses económicos individuales siempre tienen más importancia que los ideales), como también los repetidos resultados de las elecciones presidenciales a lo largo de la historia (desde la sanción de la Ley Sáenz Peña, nunca ganó un partido socialista, mostrando la elección del 2015 un mísero 3% del total de los votos conseguidos por el único partido socialista, contra el 97% conjunto de los otros 5 partidos capitalistas), me han llevado a tomar una postura capitalista respecto de la organización de la sociedad.

    (For lack of a better name)

    Siempre tuve un gran interés por la Filosofía de la Naturaleza y el Renacentismo, los cuales expresan conocimientos y valores que hoy en día parecen olvidados o ignorados.

    ¿espiritismo o astronomía?

    Acorde a mi adhesión con el Racionalismo, tengo un sólido convencimiento por mi creencia en el ateísmo. A pesar de ello, he tenido experiencias personales irracionales que no pude registrar, debido a su naturaleza efímera. Estas me han llevado a creer en la existencia de vida inteligente intangible. En un intento de buscar explicaciones racionales, planteé dos hipótesis posibles, las cuales podrían darse simultáneamente:

    1. La existencia de los espíritus: al igual que una estrella cuando muere y su luz sigue viajando en el espacio, estos son los fantasmas del alma de las personas, ya que, según la Primera Ley de la Termodinámica, la energía no puede ser creada ni destruida, sólo transformada de una forma en otra.
    2. La existencia de los multiversos: algunas o todas estas experiencias irracionales podrían explicarse de acuerdo al concepto astronómico de la existencia de múltiples universos paralelos, los cuales a veces están tan cercanos o superpuestos entre sí, que se producen contactos con nuestro propio universo, y en ese instante, es cuando vemos o escuchamos cosas que son lógicamente imposibles de acuerdo a los conocimientos científicos actuales.

    Psicología

    Érase una vez un nene que vivía tranquilo, hasta que en algún momento, mientras cursaba la escuela primaria, le tocó la puerta un desconocido:

    -TOC, TOC.
    -Quién es…???
    -Soy el Trastorno Obsesivo Compulsivo.

    Este trastorno ha regido mi forma de pensar, hacer y hablar durante toda mi vida.

    Me han llegado a decir que es el motivo por el cual elegí estudiar una carrera del área de las Ciencias Naturales, y no de otra área.

    A veces, me ha ayudado a encontrar información que ninguna otra persona que conozco ha podido encontrar, sobre todo cuando se trata de situaciones en las que la gente quiere hacerme creer que lo que yo pienso no es veraz o demostrable, o que no vale la pena gastar tiempo en eso; por ejemplo, la existencia de operadores orgánicos en Argentina, el lobby de las empresas agroindustriales y farmacéuticas sobre el Estado, el cual en Argentina es encubierto por todos los medios de comunicación independientemente de la inclinación política, o encontrar todos los catálogos oficiales de títulos universitarios y convenios bilaterales de la Unión Europea, para poder elegir de forma objetiva dónde seguir estudiando Agricultura.

    Por otro lado, me ha servido para hacer tareas monográficas de una manera tan completa y ordenada que nadie más hubiera invertido tanto tiempo y energía para tal fin, por ejemplo, la redacción de un informe o la elaboración de un diagrama de reacciones orgánicas.

    Sin embargo, en la mayoría de los casos, me ha perjudicado enormemente.

    Durante mi adolescencia me llevó a posturas políticas y religiosas fundamentalistas, y en la universidad, a desaprobar exámenes sistemáticamente, como consecuencia del exceso de exigencia que tenía sobre mí mismo para aprender todo lo que se me cruzara por la cabeza, y además, aprender cada una de esas cosas parte por parte, a la perfección. Otra situación típica, era aprender bien un tema, y en vez de continuar con el tema siguiente, seguir estudiando el mismo tema porque me hacía sentir seguro, “en mi zona de confort”, lo que se traduce en no querer encarar cosas que no supiera para evitar sentir miedo, ansiedad, o la falta de control, que es ni más ni menos que una compulsión. Por otro lado, cuando me proponía estudiar algo que no supiera, inmediatamente me surgían ideas para evitar hacerlo, que al principio parecen inofensivas, sumergiéndome en el infinito mundo de internet, escuchando música o mirando fotos. Me daba cuenta de cómo me perjudicaban luego de haber gastado horas en esa compulsión. Irónicamente, mi reacción para frenar las evasiones, fue enfatizar mi obsesión por el autocontrol, armando historiales y listas de quehaceres en hojas de cálculo. Luego de un tiempo de asistir a sesiones, entendí que la respuesta no estaba en aumentar el control sino en bajar mi autoexigencia.

    El Trastorno Obsesivo Compulsivo no tiene cura, y dura de por vida.

    Sin embargo, por fortuna, existen herramientas que permiten debilitarlo, que aún debo probar, por ejemplo, la meditación (ayuda a la concentración) y los deportes extremos (ayudan a tener confianza en situaciones de riesgo, miedo y ansiedad).

    Una de las terapias más comunes y estudiadas es la Comportamental Cognitiva, sobre la cual podés leer en:

    Si conocés a alguien que demuestra síntomas del trastorno, por favor, sugerile que atienda a sesiones de terapia con un psicólogo y/o un psiquiatra. Si la persona es un menor, hablá con el adulto responsable para que lo mande. Mientras más temprano sea diagnosticado, mejor, puede ahorrarle muchos problemas importantes en su vida. Es fácil de reconocer los comportamientos. Los nenes suelen ordenar los objetos de forma homogénea, por tamaño, color o forma, son excesivamente prolijos y en parte, como consecuencia, no son capaces de terminar de copiar a tiempo cuando están en clases.

    Es posible que una de las causas por las que se le haya originado el trastorno a una persona sea por el exceso de exigencia y/o maltrato de sus padres.

    Existen en internet excelentes herramientas para hacer provisionalmente un autodiagnóstico, para poder informarse previamente a las sesiones, o complementarlas. Entre ellas se encuentran:

    Como me dijo un pariente al que valoro mucho, “nunca tengas miedo de equivocarte porque el único que se puede equivocar es el que hace, y así forma su propia experiencia. Es muy difícil enfrentar la realidad si solamente sabés algo porque alguien te contó”.